El pensamiento de González Prada (3)

3. La condición humana.

El naturalismo “desinteresado” lleva a González Prada a afirmar que el mundo es indiferente al hombre, y que este último es fruto del azar. La naturaleza no conoce y es extraña a lo humano, a sus valores, a su sensibilidad. La naturaleza es pues, ciega y el hombre “es un factor insignificante de este juego de fuerzas que lo desborda y arrastra” (Salazar Bondy, pág 17). Frente a la inmensidad de la naturaleza, el mundo humano, su historia, sus logros y victorias no significan nada enmarcados dentro de lo que conocemos como la historia de la naturaleza:

“…todo el bullicio y toda la agitación de la Humanidad en sus innumerables siglos de existencia, no valen más que el murmullo de una espuma desvanecida en la playa o el aleteo de una mariposa abrasada por el fuego de una lámpara” (El tonel de Diógenes, pág 70).

Este poder conocer lo pequeños que somos es, según Gonzalez Prada, lo verdaderamente grande y positivo del ser humano y su condición.

“No podemos negar que la inteligencia del hombre posee una grandeza: medir la magnitud de su pequeñez” (El tonel de Diógenes, pág 225).

Sin embargo, como González Prada rechaza la religión y la teología, sus concepciones lo llevan a sostener una suerte de “patetismo pesimista” (Salazar Bondy, pág 17).

“Dondequiera que nos trasportamos con la imaginación, donde concibamos la más rudimentaria o la más compleja manifestación del ser, allí están la amargura y la muerte. Quien dijo existencia dijo dolor; y la obra más digna de un Dios consistiría en reducir el Universo a la nada” (Páginas libres, pág 291. El subrayado es mío).

“Al hombre, a este puñado de polvo que la casualidad reúne y la casualidad dispersa, no le quedan más que dos verdades: la pesadilla amarga de la existencia y el hecho brutal de la muerte” (Páginas libres, pág 50).

Pero este pesimismo es solamente un momento de la reflexión que realiza González Prada. El otro momento es el de protesta (Salazar Bondy, pág 19). Lo primero era tomar consciencia del sufrimiento inherente a la condición humana, así como padecer y sentir el dolor del mundo. Lo segundo es enjuiciar al mundo. Se persigue rebelarse del sufrimiento. Rechazar el sufrimiento “es la originalidad, el timbre de honor del hombre, el fundamento de su dignidad”(Salazar Bondy, pág 19).

“Desde las colonias de infusorios hasta las sociedades humanas se ve luchas sin cuartel y abominables victorias de los fuertes, con una sola diferencia: toda la Naturaleza sufre la dura ley y calla, el hombre la rechaza y se subleva. Si, el hombre es el único ser que lanza un clamor de justicia en el universal y eterno sacrificio de los débiles” (Horas de lucha, pág 46).

Para Salzar Bondy, los planteamientos éticos de González Prada tienen como ejes centrales “el ideal casi nietzscheano del esfuerzo vivificante y la vida intensa, el criterio naturalista de la acción adaptada y eficaz y el postulado humanista de la solidaridad. la plenitud física, la salud, la lozanía son reconocidos como valores morales” (Salazar Bondy, pág 19).

“Hay más verdadera moral en la higiene que en el catecismo” (El tonel de Diógenes, pág 200).

El amor libre entre los jóvenes, el hedonismo y el culto a la belleza son ingredientes fundamentales dentro la acción ética. El imperativo o “ideal de la existencia joven que hay que perseguir es el goce sano y fecundo, máxima afirmación de ser adaptado a su habitáculo” (Salazar Bondy, pág 20). Pero, a pesar de tener en cuenta lo anterior, González Prada señala como lo propiamente grande del hombre el esforzarse por buscar realizar lo eterno sin recompensa.

Además de eso, la piedad tiene un rol fundamental, ya que se ha sostenido la toma de consciencia del sufrimiento y del dolor. Tanto es así, que es este sentimiento y esta inclinación a querer padecer con el otro lo verdaderamente fundamental, esencial y valioso del actuar humano. El saber y la grandeza desligada del sentimiento de actuar para con el que sufre, no vale, ni sirve, ni es importante:

“…si algunos hombres han introducido en su cerebro unas cuantas vislumbres de ciencia medio teológica y medio positiva, casi ninguno ha logrado humanizar su corazón al punto de hacerle sentir su propia carne en toda carne que se desgarra y palidece. Muchos olvidan que el insensible al dolor y a la muerte de su prójimo debe llamarse bárbaro, aunque atesore la filosofía de un Platón y la ciencia de un Aristóteles. Veinticuatro siglos hace que en la Grecia pagana un filósofo escribió: la vida perfecta es la bondad; hoy a los diecinueve siglos de la Religión Cristiana, hay que decir a los blasonadores de Catolicismo: nada tan absurdo y estéril como la crueldad, sólo dura lo fundado en la justicia y la misericordia. Mentira la civilización sin entrañas, embuste la sabiduría sin el sentimiento… San Vicente Paúl cobijando a un niño vale más que Napoleón ganando la batalla de Austerlitz” (Horas de lucha, pág 226).

Pero estos sentimientos deben concebirse como una conclusión de los postulados naturalistas. Básicamente “el respeto a la vida ajena y el ahorro del dolor, no sólo humano sino animal, puede derivarse del amor egoísta al propio yo y de la repugnancia natural a padecer y morir” (Salazar Bondy, pág 21). La lucha por la existencia tiene como límite la vida y el sufrimiento de los demás. La ley natural se rectifica por una acción solidaria con la humanidad.

“El sumun de la moralidad, tanto para los individuos como para las sociedades, consiste en haber transformado la lucha del hombre contra el hombre en el acuerdo mutuo para la vida” (Horas de lucha, pág 331).

Tenemos pues, que la humanidad surge de la naturaleza. Sin embargo, el ser humano es el ente superior porque se rebela contra la imposición de la naturaleza. Por eso su destino es una tarea que los hombres deben hacerse. ese es el otro rasgo esencial humano, el de progresar:

“Viendo de qué lugar salimos y dónde nos encontramos, comparando lo que fuimos y lo que somos, puede calcularse adónde llegaremos mañana” (Páginas libres, pág 292).

El hombres es el que hace su historia, no tiene aspiraciones ni creencias en la trascendencia. Su meta es la realización plena de la ciudad del hombre.

“¡Felices los que vengan mañana porque vivirán no en la Jerusalem divina sino en la ciudad laica, sin templos ni sacerdotes, sin más divinidades que el Amor, la Justicia y la Verdad!” (Horas de lucha, pág 105).

Anuncios

  1. Latimosa visión de un pensador de la patria, tiene una pesima visión de la filosofía, especialmente de la filosofía de la naturalez y la metafísica. Es un grande al escribir, pero no lo que escribe. Esperemos nos lleguen en esta época personajes no secularizados ni secularizantes apuntado a un mundo más cercano a la trascendencia humana y del ser.

  2. Muy a menudo se malinterpreta el pensamiento de Gonzalez Prada se quiere contextualizarlo en la actualidad y obviamente muchas de sus posturas se pierden al querer hacerlo,sin embargo muchas de sus planteamientos que al parecer ya parecen superados vuelven a enrostrarnos su veracidad, temas como el de la explotacion, de la marginacion y la desidia del hombre peruano parece que no se hubieran superado, Gonzalez Prada fue un agitador de ideas de su tiempo, denunció aquello que otros callaban, fue un pionero en el pensamiento reformista, ¿acaso el hecho de cuestionarse ciertas posturas religiosas o filosóficas desmerecen la evolucion del pensamiento de todo ser humano libre?, creo que no.

  3. jade

    sólo veo que han publicado tres secciones que hace Salazar Bondy para ordenar y representar el pensamiento de Prada cuando en un pricipio advertiste seguir una división en seis secciones, entonces, dónde están las tres restantes porque creo que falta el pensamiento que tiene acerca de la ciudad del hombre (anarquía), el problema del perú ( en alusión al fracaso en la guerra del pacífico) y su posición religiosa.
    Si es que la tienen publicado en otro blog por favor me harían el gran favor de hacérmelo saber repondiéndome el comentario o, de otro modo, por medio del hotmail, ya les he dejado mi correo.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: